Punto 5

Phi y la proporción matemática de la perfección

Desde la Antigua Grecia se considera al más famoso de los números matemáticos, Phi, 1,618, como un factor para llegar a las proporciones ideales y armónicas. Sin este número no se podría haber diseñado y construido la maravillosa bóveda estrellada de la capilla de los Vélez.

¿Te lo sabes? ¡Entra en la App de MurCIENCIA y participa en los minijuegos!

Consigue puntos y demuestra quién sabe más. ¡Aprende jugando!

El número de oro

El número áureo (también llamado número de oro, razón áurea, razón dorada, media áurea, proporción áurea y divina proporción​) es un número irracional,​ representado por la letra griega φ, phi, en honor al escultor griego Fidias.

Seguro que has oído hablar de este número en incontables ocasiones, y es que está presente en numerosas obras de arte, construcciones y hasta en la naturaleza.

 

Su valor numérico, mediante radicales o decimales es:

{\displaystyle \varphi ={\frac {1+{\sqrt {5}}}{2}}=1,618033988749894\ldots }

Phi es un número algebraico irracional (su representación decimal es infinita y no tiene periodo) que posee muchas propiedades interesantes y que fue descubierto en la antigüedad, no como una expresión aritmética, sino como relación o proporción entre dos segmentos de una recta; es decir, una construcción geométrica.

Esta proporción se encuentra tanto en algunas figuras geométricas como en la naturaleza: en las nervaduras de las hojas de algunos árboles, en el grosor de las ramas, en el caparazón de un caracol, en los flósculos de los girasoles, etc. 

Este es uno de los números que más fascinación ha levantado a lo largo de la historia. Estudiado hasta la saciedad, conviene distinguir tres componentes distintos en la historia del número áureo.

La divina proporción o proporción áurea es un concepto geométrico, que se da cuando al partir un segmento en dos partes desiguales, dividiendo el total por la parte más larga, obtenemos el mismo resultado que al dividir la más larga entre la más corta.

Al dividir cada número por el anterior de la serie de Fibonacci, una serie infinita de números naturales que empieza con un 0 y un 1 y continúa añadiendo números que son la suma de los dos anteriores, se obtiene una cifra cada vez más cercana a 1,61803. Pero el resultado siempre queda, alternativamente, por debajo y por encima del número preciso, sin llegar nunca a alcanzarlo absolutamente.

¿Sabías que...?

Una de sus propiedades aritméticas más curiosas es que el uadrado de phi (Φ2 = 2,61803398874988…) y su recíproco (1/Φ = 0,61803398874988…) tienen las mismas infinitas cifras decimales.

La justa razón en Capilla de los Vélez

La capilla de los Vélez destaca con elementos románicos, góticos, mudéjares y retazos del próximo Renacimiento, todo perfectamente armonizado en un avance de lo que sería el estilo plateresco. Según se documenta, las famosas cadenas de piedra que rodean el monumento parece ser que aluden a los cautivos cristianos liberados por los Fajardos en sus luchas con los moros. 

El interior de la capilla tiene una rica bóveda estrellada de exuberante ornamentación vegetal. ¿Y qué relación tiene con el número phi? Profundicemos en la geometría: el pentágono aparece varias veces en la catedral. Una de ellas es en la bóveda de la capilla, en forma de doble pentágono puesto que es una estrella de diez puntas. Y resulta que el número de la justa razón aparece entre los segmentos parciales de los lados de un pentágono estrellado como el que vemos en el techo.

En la Plaza de los Apóstoles podemos ver un aspecto mucho más severo de la capilla: muros lisos en los que se insertan tres grandes arcos de los que el central contiene el escudo de los Fajardo sostenido por dos hombres “salvajes”, familia que ostentaba, allá por el siglo XVI, el título de marqueses de los Vélez.

La importancia y poder de los Fajardo en Murcia queda patente en un importante detalle: ¿te has dado cuenta de que su contorno queda fuera del área de la catedral? La capilla invade, para su uso particular, una zona que era de uso público. Este hecho influyó directamente en otros personajes posteriores en sus intenciones de no ser menos que los Fajardo; es el caso del Arcediano Junterones que aclaró que su capilla debía sobresalir y ser tan espléndida como la de los Vélez.

¿Sabías que...?

La cadena del exterior de la capilla tiene unos 90 eslabones, de un metro cada uno, aproximadamente. Sí que tiene inicio y, también un fin, a pesar de la leyenda. Y se talló, laboriosamente, en piedra caliza probablemente extraída de la Región.

El exterior de la capilla

En la Plaza de los Apóstoles podemos ver un aspecto mucho más severo de la capilla: muros lisos en los que se insertan tres grandes arcos de los que el central contiene el escudo de los Fajardo sostenido por dos hombres “salvajes”, familia que ostentaba, allá por el siglo XVI, el título de marqueses de los Vélez.

La importancia y poder de los Fajardo en Murcia queda patente en un importante detalle: ¿te has dado cuenta de que su contorno queda fuera del área de la catedral? La capilla invade, para su uso particular, una zona que era de uso público. Este hecho influyó directamente en otros personajes posteriores en sus intenciones de no ser menos que los Fajardo; es el caso del Arcediano Junterones que aclaró que su capilla debía sobresalir y ser tan espléndida como la de los Vélez.

Sigue la ruta

Atrévete con el turismo científico

Punto 4

Barroco vs Vanguardia: La ilusión de la simetría

140 m

Estamos aquí

Punto 6

La cámara de los secretos

140 m

Demuestra lo que sabes

Juega con la App de MurCIENCIA y gana premios 

Descárgate la APP de Murciencia y participa en los retos que te proponemos para aprender más sobre la ciencia que rodea la ciudad. 

Desafía a tus amigos y aprended juntos. Obtened puntos y sed los primeros en el ranking. ¡Demuestra quién sabe más!